EL CHISME: un bocado suave con final amargo


10 May
10May

El chisme, un bocado suave con final amargo

 

 

“Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?” Genesis 3:1

Es así como comienza el relato del gran acto de desobediencia de la humanidad, el primer chisme de la historia puso en duda la bondad del Creador ante el hombre y la mujer, con quienes había una relación de perfecta comunión, todo comenzó con la estrategia del engaño pero en realidad el arma más poderosa que utilizó la Serpiente fue hablar mal de Dios, sútilmente les hace creer a Adán y Eva que Dios les mintió.

No se si antes te habías detenido a ver este momento crucial desde esta perspectiva, es impresionante la consecuencia fatal que provocó que ellos esucharan y creyeran esta mentira, una mentira que venía disfrazada de buenas intenciones,

El chisme, es una de las armas más poderosas que usa el enemigo para destruir amistades, familias, matrimonios, Iglesias, hermanos en la fe, congregaciones enteras se han dividido por un chisme vestido de una “buena intención”.

Es por eso que me gustaría a través de este artículo poder revisar algunos aspectos bíblicos importantes sobre lo que el chisme significa, sus repercusiones, pero sobre todo como podemos evitar caer en este pecado a veces silencioso pero muy destructivo para el cuerpo de Cristo.

La Naturaleza del Chisme

La Biblia nos da varios significados algunos ejemplos están en Proverbios:

“El hombre perverso levanta contienda,
Y el chismoso aparta a los mejores amigos.” Proverbios 16:28

 

“El que anda en chismes descubre el secreto;
Mas el de espíritu fiel lo guarda todo.”
Proverbios 11:13

 

Según la Real Academia Española define el chisme de la siguiente manera:

“Noticia verdadera o falsao comentario con que generalmente se pretende indisponer a unas personas con otras o se murmura de alguna.” 

Del griego schísma que significa separación.

Por lo general me gusta irme al inicio y revisar el libro de Génesis cuando realizo algún estudio, en este libro siempre encontramos respuestas con respecto a nuestra naturaleza, y también podemos entender muchas de nuestras acciones pecaminosas como consecuencia de la caída del hombre. Al inicio mencione como la astuta serpiente causó separación del hombre con su Creador a través del engaño y el chisme, en la Biblia encontramos muchos versos acerca de este tema, hay muchas advertencies para el chismoso, y también consecuencias, lo cierto es que todos absolutamente todos hemos sido infectados por ese mal que al parecer no tiene preferencias sociales, económicas, ni espirituales, todos en algún momento hemos participado de un chisme o hemos murmurado contra alguien aún siendo cristianos. Su raíz es el orgullo, el creer que somos mejores a los demás.

Proverbios nos dice que el que anda en chismes descubre el secreto, claramente el chisme perjudica siempre a alguien más o hasta a muchos.

La palabra griega schísma de donde proviene la palabra chisme significa separación y justamente eso es lo que logra el pecado en nosotros, separarnos de Dios, de las personas, del plan de Dios, como todo pecado, es una condición de la cual necesitamos arrepentirnos y luchar diariamente en contra de esto.

Para poder luchar en contra del pecado debemos tener conciencia sobre la gravedad de sus consecuencias, ser honestos con nuestras debilidades, somos pecadoras, aunque regeneradas y redimidas en Cristo, pero habitamos en un cuerpo externo que desea hacer el mal, el mismo Apostol Pablo lo afirma en Romanos 7:17-22

Nuestro ser interior anhela deleitarse en el Señor y cumplir sus mandatos, agradarle a él, sin embargo sabemos que hay áreas que debemos rendir a el día a día. El Chisme es un pecado y debemos llamarlo como tal, proviene del enemigo, no hay bondad ni buenas intenciones en el, su naturaleza es destructora, el primer chisme trajo separación y muerte espiritual. Antes de ver el pecado en los demás, debemos primeramente analizarnos nosotras mismas, ser honestas y desechar este pecado de nuestras vidas, de nuestro entorno, y de nuestra iglesia.

Identificando el pecado del Chisme en mi vida

 

Orgullo y Soberbia: Al descubrir un secreto o murmurar contra alguien demostramos creer ser mejor que esa persona, por lo general una persona chismosa necesita dejar en mal a otros para satisfacer su ego y deseo de verse mejor ante los demás.

  • “Al que solapadamente infama a su prójimo, yo lo destruiré;
    No sufriré al de ojos altaneros y de corazón vanidoso.” Salmo 101:5

Jueces y Críticos: Una persona chismosa por lo general es juzgadora ante el pecado de los demás, se goza en el mal de otros, y acusa en su propia justicia a su prójimo.

  • Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez.” Santiago 4:11-12

Envidia: El chisme nace en corazones perversos que siempre estan codiciando lo que no poseen, estan insatisfechos, el chismoso por lo general tiene carencias y estas necesidades las llena dejando en mal a los demás.

estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres” Romanos 1:29-30

Son Necios: La Biblia menciona que aquel que participa del chisme es necio en su corazón.

“Los labios del necio traen contienda;
Y su boca los azotes llama.

La boca del necio es quebrantamiento para sí,
Y sus labios son lazos para su alma.” Proverbios 18:6-7

Mentiroso y Calumniador: Por lo general un chismoso se basa en mentiras o exageraciones para captar atención al receptor del chisme, levanta falso testimonio en contra de su prójimo deliberadamente.

“No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.” Exodo 20:16

Ocioso: Por lo general las personas chismosas son personas con una mente desocupada y ociosa.

“Y también aprenden a ser ociosas, andando de casa en casa; y no solamente ociosas, sino también chismosas y entremetidas, hablando lo que no debieran.” 1 Timoteo 5:13

No son Confiables: No son personas leales ni confiables y por lo general pierden la confianza de los demás.

“El que anda en chismes descubre el secreto;
Mas el de espíritu fiel lo guarda todo.” Proverbios 11:13

 

Consecuencias del Chisme

Lamentablemente el chisme lo vivimos desde varias esferas de la vida, esta en el corazón pero al externarlo, llevamos este cancer a los distintos medios donde nos relacionemos, y la iglesia no esta exenta de este mal, a lo largo de la historia biblica tambien vemos como hubo murmuración el pueblo de Dios murmuró contra Moises, Aaron y Dios en el desierto (Exódo 15:24; 16:2 Números 16:41; 14:27). Y de esta forma podemos encontrar otros casos en la Biblia, el problema del pueblo de Dios en Israel estaba en su corazón, eran incrédulos, mal agradecidos, estaban insatisfechos, fue tal la presión que llegó a sentir Moisés por este pueblo, que una de las causante de su desobediencia a Dios era la molestia causada por ellos, por supuesto no quiero justificar su propio pecado, pero claro que la constante murmuración de estas personas hacia él lo tenían muy agobiado.

En la iglesia también nos hemos encontramos con contiendas, personas lastimadas, miembros murmurando en contra de su Pastor, creando división en la iglesia, graves consecuencias por un chisme o murmuración entre hermanos, por supuesto esto trae dolor y una profunda decepción para quienes no esperan recibir estas malas actitudes por parte de un “hermano en Cristo”, nadie espera que una persona que dice ser Cristiana le falle de esta manera.

Por eso es importante saber que en nuestra naturaleza caída y pecaminosa vamos a fallar y pecar, pero no es concecible que una persona que ha sido redimida en Cristo, que ha tenido un verdadero y genuino arrepentimiento, haga del chisme y la murmuración un pecado habitual en su vida, algo muy distinto es hacer de tal pecado una practica común en su vida.

Alguien que habla de su hermano, genera problemas y causa división en su congregación probablemente no conozca a Dios y necesita tener un verdadero arrepentimiento en su corazón, por tal razón es importante ser honestas con nosotras mismas y aceptar si estamos cometiendo esta falta deliberadamente, recordar que la confesión, y apartarse del pecado, nos lleva a alcanzar misericordia. Proverbios 28:13

Una persona que ha identificado en su vida este pecado y se ha arrepentido deberá buscar ayuda si es necesario, la lectura, el estudio de la Palabra, una vida de oración, y el renovar constantemente nuestra mente son disciplinas espirituales importantes para poder superar cualquier tentación o debilidad que tengamos en cualquiera que sea el área con la que estemos luchando.  

El chisme se presenta siempre muy atractivo, incluso puede esconder una motivación al parecer “piadosa”, la Biblia lo compara con un bocado suave, delicado, apetecible, sin embargo este penetra hasta las entrañas. Es muy fácil y atractivo prestar el oído a un chisme. Inclusive a veces lo justificamos pretendiendo que aparezca como algo inocente. Al final sus consecuencias, son amargas, de separación y hasta de muerte.

Cuántas veces no habremos caído en el chisme de manera sútil al mencionar motivos para orar en alguna reunión de oración, o pedir ayuda en oración a otro hermano por el pecado de mi hermano. No está mal orar con conocimiento de causa, por cosas muy específicas, pero debemos tener mucho cuidado para no disfrazar el chisme bajo el manto de pedido de oración. Podríamos estar siendo parte del chisme sin darnos cuenta, quizá todo inicio por una “buena intención”, y termina siendo avivado un fuego innecesario, trayendo graves consecuencias a la iglesia.

Estas consecuencias no solo afectan una congregación, afectan al Cuerpo de Cristo en general, dejan un mal testimonio a no creyentes, y bebes espirituales, muchas personas no desean acercarse a una iglesia, porque en el pasado fueron víctimas de un chisme, por eso la Palabra claramente nos advierte sobre las consecuencias de este pecado.

 

Exhortación en contra del chisme

 

Proverbios 26:20 dice: “Sin leña se apaga el fuego, y donde no hay chismoso, cesa la contienda.”

 

Así como la leña aviva el fuego, el chisme aviva contiendas, provoca pleitos, distanciamientos, genera división, han habido casos graves donde por un chisme se han provocado divorcios y hasta asesinatos, de hecho el Señor en la Palabra compara al chismoso con el asesino en Levítico 19:16 donde dice: “No andarás chismeando entre tu pueblo. No atentarás contra la vida de tu prójimo. Yo Jehová.”

Así de grave es este pecado, el chisme no agrada a Dios, el chisme no es bueno para el chismoso ni para el que es víctima del chisme. Por eso Dios ha condenado el chisme diciendo: No andarás chismeando entre tu pueblo. Es un mandato. Deberíamos atesorar este mandato en nuestro corazón, y desecharlo de nuestra vida pero también de nuestros hogares, familias, lugares de trabajo, de nuestras congregaciones.

Debemos reconocer que el chisme hace daño a los demás, pero el daño personal es aún más, una persona que habla mál de otros demuestra no amar a Dios y por consecuente tampoco demuestra amar a su prójimo, otro de los mandatos más importantes que nos recuerda el Señor Jesús en Mateo 22:39; es de amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

Siempre es un buen ejercicio preguntarnos, cuanto estamos amando? Si estamos juzgando más a nuestro prójimo que contribuyendo a su crecimiento espiritual, revisar nuestro corazón diariamente sería un buen ejercicio para reconocer estos pecados del alma, y poder arrepentirnos delante del Señor.

Como seres relacionales estamos diseñados para amarnos unos a otros, ayudarnos, protegernos, ser ayudadoras, hospedadoras, compasivas, tenemos un llamado a vivir una vida piadosa, y amar sobre la base del amor bíblico (1 Cor. 13.4-7) soportándonos unos a otros, siendo pacientes, y sobre todo NO gozándonos de la injusticia, este es un amor que solo podemos entender cuando vivimos bajo la gracia, por amor hemos recibido gracia y nuestra consigna debe ser extender gracia a otros siempre.

¿Como podemos erradicar el chisme en nuestra vida?

 

  • Reconozca y sea honesta con este pecado en su vida, reconozca que el chisme es un pecado y no agrada a Dios. No se justifique diciendo que todo lo ha hecho para ayudar a las personas, todo lo que hable que pueda dañar y afectar a otros tiene un nombre se llama chisme y murmuración.
  • Confiese a Dios el pecado del chisme. Confesar significa ponerse de acuerdo con alguien. Cuando confiese a Dios el pecado del chisme, Usted se estará poniendo de acuerdo con Dios en que es chismoso y que su chisme atenta contra Dios y contra el prójimo. Arrepientase y apartese.
  • Evite contar algo negativo sobre alguien cuando ese alguien no está presente. Si lo hace, estará chismeando.
  • No escuche a alguien que venga a contar algo sobre tu hermano, para que se forme un chisme se necesita un receptor, alguien que escuche, comente, y reproduzca. No sea parte del chisme. Se debe frenar a la persona que viene a contarnos un chisme en amor. No olvide que peca tanto el que propaga el chisme como el que oye el chisme.
  • Si hay alguien murmurador que provoca chismes en contra tuya o esta diviendo a un grupo de la iglesia, hay una pauta a seguir según Mateo 18:15-17, primero ve habla en amor con él, sino hubo solución, debes acudir a tu Pastor o lider, el sabrá como guiarles bíblicamente para poder conciliar y llegar a una correcta restauración entre ambos.

Busquemos acercarnos al cáracter del Maestro día a día, meditemos en esta enseñanza que nos da el Señor Jesús en Lucas 6:45

“El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.”

 

 

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.